Blogia
LOS PUERTOS GRISES

Hamlet Lima Quintana

Hamlet Lima Quintana

Hamlet Lima Quintana nació el 15 de setiembre de 1923 en la ciudad de Morón (Provincia de Buenos Aires, República Argentina) y en su obra plasmó los colores, los sabores, las personas, las costumbres de la pampa húmeda. Heredó de su familia la pasión por la poesía y la música: su padre escribía y su madre tocaba el piano. A partir de allí, hizo sus propias armas para consolidarse como uno de los más grandes creadores argentinos. Falleció el 21 de febrero de 2002 a los 78 años, víctima de un cáncer de pulmón.  

Gente

Hay gente que con sólo decir una palabra
enciende la ilusión  y los rosales;
que con sólo sonreír entre  los ojos
nos  invita a viajar por otras zonas,
nos hace recorrer toda la magia.

Hay gente que con sólo dar la mano
rompe la soledad, pone la mesa,
sirve el puchero, coloca las guirnaldas,
que con sólo empuñar una guitarra
hace una sinfonía de entrecasa.

Hay gente que con sólo abrir la boca
llega a todos los límites del alma,
alimenta una flor, inventa sueños,
hace cantar el vino en las tinajas
y se queda después,  como si nada.

Y uno se va de novio con la vida
desterrando una muerte solitaria
pues sabe que a la vuelta de la esquina
hay gente que es así, tan necesaria.
 

A media pierna

Le pusieron un grillo a media pierna,
lo condenaron a vivir a medias,
le escondieron la paz, y la sonrisa,
le pusieron el pan a media rienda…
pero él seguía caminando.

Le vendieron la luna, cada noche,
lo fueron lentamente atornillando,
le tuvieron las manos ocupadas,
le sumaron la pena y las estafas…
pero él seguía caminando.

Le pusieron las piedras por delante,
le taparon la boca, por si acaso,
le abrieron una herida por la espalda,
le sumaron olvido a la condena…
pero él seguía caminando.

De lejos, bien mirado
cuando ya era horizonte,
se asemejaba al viento,
aunque según parece
caminaba potente…
como el Pueblo
 

La mesa 

Él puso los platos y el pan,
los cubiertos y el vino,
sobre la mesa.
Ella puso la comida y un platito
para el gato viejo,
sobre la mesa.
Él puso los vasos limpios
para los hijos,
sobre la mesa.
Ella puso el agua clara,
para los hijos,
sobre la mesa.
Y entre los dos
pusieron la vida
sobre la mesa. 

Conciencia 

La conciencia individual 
llega a la paz en calma. 
La conciencia colectiva, 
cuando toma conciencia, 
produce incontrolables 
terremotos de pájaros. 

Cielo blanco 

No veo el cielo madre, sólo un pañuelo blanco
no sé si aquella noche
yo te estaba pensando
o si un perfil de sombras
me acunaba en sus brazos
pero entré en otra historia 
con el cielo cambiado.

No me duele la carne
que se fue desgarrando
me duele haber perdido 
las alas de mi canto
las posibilidades
de estar en el milagro
y recoger las flores
que caen de tu llanto.

No quiero que me llores,
mírame a tu costado
mi sangre está en la sangre
de un pueblo castigado
mi voz está en las voces
de los "iluminados"
que caminan contigo
por la ronda de Mayo.

No quiero que me llores
ahora que te hablo
mi corazón te crece
cuando extiendes las manos
y acaricias las cosas
que siempre hemos amado:
la libertad y el alma
de todos los hermanos.

No sé si aquella noche
amanecí llorando
o si alguna paloma
se me murió de espanto
la vida
que ha esperado tanto
es el cielo que crece
sobre el pañuelo blanco.

No quiero que me llores,
mírame a tu costado
mi sangre está en la sangre 
de un pueblo castigado
mi voz está en las voces 
de los "iluminados"
que caminan contigo
por la ronda de Mayo. 
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres